Salud Familiar
• La salud familiar no es un estadio, sino un proceso continuo. La salud familiar se construye a diario, en la propia dinámica interna que establecen los miembros, en la toma de decisiones, en el enfrentamiento ante cada nueva situación, en la forma en que se educan y socializan a los miembros.
• La salud familiar es un proceso único e irrepetible en cada familia, que se caracteriza por manifestaciones propias que la identifican en cada grupo familiar.
• La salud familiar no es la suma de la salud individual.
• La salud familiar es un proceso dinámico que se encuentra en un continuo equilibrio y cambio. La familia siempre está retada al cambio, los acontecimientos propios del ciclo vital y aquellos hechos o situaciones accidentales producen cambios en la vida familiar; es la capacidad de adaptación, la llamada al reajuste familiar y la búsqueda del equilibrio.
• Los problemas de salud familiar tienen un origen multicausal. La salud familiar está determinada por factores socioeconómicos (condiciones materiales de vida de la familia, total de ingresos y percápita familiar), factores sociopsicológicos (modo de vida familiar, integración social, participación social, convivencia social), factores socioculturales (nivel educacional de los miembros de la familia), el funcionamiento familiar, la estructura familiar, el estado de salud de los miembros de la familia, la forma de afrontamiento a los acontecimientos y conflictos internos y externos, y el acceso a las redes de apoyo.
• Tomando en cuenta los elementos señalados anteriormente, pudiéramos resumir que la salud familiar es un proceso único e irrepetible que no se caracteriza por la suma de los problemas de salud individual de sus miembros, tiene un origen multicausal donde intervienen factores socioeconómicos, sociopsicológicos, socioculturales, del funcionamiento familiar y de la propia salud individual de los miembros. Se encuentra en continua transformación, donde juegan un papel fundamental los recursos protectores de la familia.
• La salud familiar es la resultante de la interacción dinámica interna entre los miembros de la familia y el medio, es susceptible de experimentar cambios a lo largo del desarrollo de la familia, varía en dependencia de la capacidad de la familia para afrontar los acontecimientos propios del ciclo vital o los accidentales, y de los recursos protectores con que cuenta (el funcionamiento familiar, la capacidad de ajuste o de adaptación a los cambios para superar las crisis, el apoyo social, la salud de los miembros, entre otros)

LA SALUD EN FAMILIA NO ES LA SUMA DE LA SALUD DE CADA MIEMBRO

LA DEPRESION EN LA MUJER EMBARAZADA I

La depresión en las mujeres embarazadas

El vínculo entre la madre y el bebé en el embarazo es tal que cualquier circunstancia que afecte a la madre también afecta al niño en gestación.

Los procesos biológicos que se desencadenan cuando la madre sufre depresión influyen en el desarrollo del feto.

¿Es normal sufrir depresión o ansiedad durante el embarazo?

Al menos una de cada diez mujeres sufre problemas de depresión debido  al rápido incremen-to de los niveles hormonales que se da al inicio del embarazo al variar la química del cerebro.

Desde el comienzo del embarazo se presenta angustia con añadido de   ansiedad, siendo nece-sario tratar estas últimas ya que la salud emocional como la salud física son igualmente impor-tantes cuya ausencia de esta última puede ser una consecuencia de la anterior. 

En una  investigación realizada en el Reino Unido  sobre las consecuencias de la depresión pre-parto encontraron que las mujeres embarazadas con trastorno depresivo

-          son un 50% más propensas a tener niños con determinados problemas

-          favorecen un   impacto negativo en el desarrollo cognitivo del bebé

-          tienen más facilidades para presentar partos prematuros.

-          la persistencia durante el embarazo predispone en la mayoría de los casos a sufrir una depresión postparto.

A pesar de ello hasta recientemente no se prestó la atención necesaria a la depresión pre-parto confundiendo esta situación como proceso normal del embarazo. En la actualidad sabemos que si  los síntomas de la depresión no se tratan, el riesgo de incapacidad para los cuidados postparto y del bebé es alto