Malos tratos

Aun cuando los malos tratos a menores y de género se hallan más o menos tipificados en el Código Penal de España, no ocurre lo mismo con la violencia a mayores, quedando aún pendiente, por parte del legislador, una puesta al día actualizando eficazmente la prevención contra la violencia de menores y género, además de añadir una ley de protección al mayor.

Sin embargo no por ello ningún ciudadano queda desprotegido de sus agresores ya que el citado Código Penal facilita, a jueces, magistrados y fiscales, herramientas útiles contempladas en diversos artículos donde se hacen referencia a los delitos de daño físico y/o psicológico, cuya búsqueda y aplicación abarcan y castigan todas las formas posibles de violencia o acto punitivo (revisados tras la publicación de la Ley Orgánica 20/2003, de 23 de diciembre).

Cuando un posible agresor, incluso latente, es decir con impulsos no desatados, sienta cierta inclinación a cometer un infracción de esta índole, por pequeña que sea, debe pensar bien que, en principio, el alcance de su acción no es predecible. La ho-nestidad, la empatía y el deseo de vivir en paz y feliz son los pilares que nos deben llevar a nuestro buen comportamiento, porque ser malo en el cine puede tener su atractivo, pero eso en el cine que acaba con la palabra FIN, en la vida real el daño que infringimos, es un daño que recibimos y no merece la pena y sí lo penal.
Reproducimos los artículos referidos y si sientes algún riesgo, no vaciles, ponle solución antes de que sea tarde para ti o para otros.

Ante la violencia, repítete TOLERANCIA CERO