Ludopatía.

Se caracteriza por un comportamiento de juego desadaptado, recurrente y persistente, que altera la continuidad de la vida personal, familiar o profesional.
El jugador patológico pasa gran parte de su tiempo pensando en el juego y en cómo obtener dinero para cubrir las deudas y seguir jugando. Se enfada fácilmente cuando se le contradice o se le interroga sobre el juego, y sus relaciones sociales se circunscriben cada vez más a la gente relacionada con esta actividad. No es infrecuente la aparición de sentimientos de culpa. Estos sentimientos son muchas veces acallados mediante excusas que se dan a sí mismos, pero en otras ocasiones terminan dando lugar a un estado de ánimo deprimido, que le puede llevar a ve el suicidio como única salida posible.
Al tratarse de juegos de azar muy pocas veces se gana y una vez que la persona comienza a jugar en exceso, las pérdidas son cada vez mayores, de modo que el jugador se ve impulsado a seguir jugando y a recurrir a diversas estrategias para poder ir haciendo frente a los gastos, esto termina convirtiéndose en un círculo vicioso, donde la persona juega para hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el juego. Además, cono tiene miedo de verse descubierto, suele esconder el problema. Las mentiras son frecuentes y esto. Junto a las crecientes pérdidas, deteriora las relaciones familiares. El juego se convierte en lo más importante de su vida. A su lado, las demás cosas carecen de atractivo.