Tabaquismo.

Se caracteriza por la búsqueda y uso compulsivo, a pesar de las consecuencias negativas para la salud pese a que la mayoría de los fumadores identifican al tabaco como dañino y expresan el deseo de reducir o eliminar su uso sólo el 5% lo consiguen.

La mayoría tiene una recaída a los pocos días después de iniciar la abstinencia.

Existen una serie de factores que contribuyen a este tipo de acción entre los que se encuentran su fácil adquisición, las pocas consecuencias legales y sociales por su uso, y los métodos tan sofisticados de mercadeo y publicidad que utilizan las campañas de tabaco.

Estos factores combinados con las propiedades adictivas de la nicotina, frecuentemente sirven como determinantes para el primer uso y, la abstinencia de nicotina se puede presentar con el consumo de cualquier modalidad de tabaco.

La adicción al tabaco ocasiona problemas físicos y estéticos: irritación en las vías respiratorias, disminución de la capacidad pulmonar, enfermedades cardiovasculares, alteraciones del olfato, alteraciones en el gusto, cambia el color de la lengua y los dientes, puede producir conjuntivitis, cáncer de pulmón.