A la comida.

1. Sentir antojos a pesar de estar saciado, tener hambre no es lo mismo.

2. Comer muy por encima de lo previsto, hasta sentirse excesivamente lleno, el adicto a la comida no tiene continencia.

3. Repetir la ingesta incontrolada aunque se sienta culpable en cada ocasión.

4. Inventar justificaciones o reglas constantemente para no sentirse culpable.

5. Comer a escondidas y en solitario.

6. Mantener los malos hábitos alimenticios pese a presentar alteraciones física.